Blog‎ > ‎

El origen del murcielago en el escudo

publicado a la‎(s)‎ 8 abr. 2010 4:31 por MJ Beneyto   [ actualizado el 26 may. 2010 1:58 ]
Hasta el reinado de Pedro el Ceremonioso la ciudad utilizó como armas propias un escudo alusivo a su emplazamiento: “Una ciudad amurallada sobre olas”.  Emblema que aparece representado en uno de los primeros sellos municipales (1312) y en el escudo esculpido en la puerta gótica de la Catedral de Valencia. No obstante, ya desde el siglo XIV Valencia empleó como divisa las propias armas reales: un escudo en cairó (rombo), con cuatro palos de gules sobre campo de oro. En algunas representaciones heráldicas los cuatro palos aparecen simplificados en dos. En 1377 el Consell (consejo) municipal fijaba definitivamente la composición del escudo

El empleo de la figura de animales en los escudos de ciudades o regiones es muy común. Hay escudos con osos, dragones, leones, águilas y todo tipo de animales feroces, majestuosos o simplemente mitológicos. Pero aquí en Valencia tenemos un animal muy peculiar como emblema. El murciélago. Son varias las leyendas sobre el porqué de este peculiar y animal en nuestro escudo de la ciudad de Valencia. Lo del “rat penat” (rata condenada) que ondea en el escudo de Valencia, y una doble L a ambos lados del escudo en el escudo, significa que es un animal doblemente leal a la corona de En Jaume I.

En escudo losanjado, campo de oro con cuatro palos de gules, dos eles coronadas como tenantes y en la parte inferior dos ramas de laurel. Al timbre, corona real abierta surmontada de un murciélago, visto de frente y con las alas extendidas, de sable.

Sin embargo el escudo de la Generalitat Valenciá,  mantiene la cabeza de un dragón como reconocimeinto a la Corona de Aragón y al Rei En Jaume I. En la biografia de En Jaume I de D. Jose Luis Villacañas explica le existencia del animal en cuestión.

Cuenta la leyenda que la ciudad de Valencia estaba sitiada por las tropas catalanas y aragonesas, al mando del rey Jaume I (Jaime I en castellano) estaba acampado en las cercanías de las murallas, justo al otro lado del río Túria, en su intento de arrebatar el control de la ciudad a los moros.

Una noche, dormía el ejército cristiano tranquilo y confiado cuando se oyeron sonidos muy extraños en las proximidades de la tienda del mismo rey. Un soldado que oyó el misterioso ruido corrió a despertar al rey que de inmediato dio la orden de que estuvieran todos alertas y vigilantes.

Fue entonces cuando alguien descubrió que el ejército moro se hallaba muy cerca del campamento, emprendiendo un ataque sorpresa contra las tropas de Jaume I. Rápidamente, tomaron todos los soldados las armas para presentar la batalla al ejército moro. Aquellos al verse descubierto en sus intenciones decidieron retirarse. El ataque sorpresa, casi a la desesperada había sido descubierto y el elemento sorpresa desvanecido.

Al acabar las alarmas, se quiso saber el origen de aquel misterioso sonido que había puesto en guardia al ejército cristiano cuando descubrieron que había sido un murciélago, el que había estado golpeándose a sí mismo en un tambor y tirando al suelo algunas armas que habían provocando el misterioso estruendo que habían escuchando en mitad de la noche.

En agradecimiento al murciélago, Jaume I hizo ponerlo en la parte más alta del escudo de la ciudad de Valencia.

A los pocos dias se rindio la Valencia árabe al ejercito de Jaime I, que entro en la ciudad siendo recibido ofreciendole cuando entro el 9 de octubre en sumisión frutas y murta, que son ramas de un arbusto llamada tambén arrayán o mirto con las que se adornaban las calles cuando llegaban personajes importantes.

Fuente: Florián Yubero

Comments