Blog‎ > ‎

Exaltación de Begoña Jimenez, Fallera Mayor de Valencia 2013

publicado a la‎(s)‎ 26 ene. 2013 22:27 por MJ Beneyto   [ actualizado el 26 ene. 2013 22:30 ]

Begoña Jiménez Tarazona tomó anoche el testigo de representar a las Fallas en un año difícil para todos, tanto para artistas falleros como para comisiones. La fallera mayor de Valencia lució una gran sonrisa en su exaltación en el Palau de la Música y portó con la elegancia y sencillez que le caracteriza el espolín de fallera mayor confeccionado artesanalmente por Vives i Marí con un color gris marengo muy especial teñido al gusto de la propia Begoña en Italia.

Tal como explicó la máxima representante de las fiestas josefinas «es un color que va con mi personalidad, por eso lo he elegido», indicó la joven, perteneciente a la falla Isabel la Católica-Cirilo Amorós.

Begoña se levantó tranquila y tenía asumido que quería disfrutar minuto a minuto del acto de la exaltación, aunque no pudo evitar emocionarse y las lágrimas llenaron de destellos sus ojos claros, sobre todo cuando su mantenedor, Enric Esteve, presidente de Lo Rat Penat, hizo mención a la trayectoria fallera de su familia, sus padres Ricardo y Chelo, y sus abuelos, José Luis y Araceli, y Juan y María.

Para demostrar el vínculo de Esteve con la familia Jiménez-Tarazona, el mantenedor mencionó hasta los buñuelos que la abuela María hacía para los falleros, y es que Esteve fue presidente fundador de la falla Isabel la Católica. Además, el padre de Begoña fue el presidente que tomó el relevó en el cargo del presidente de Lo Rat Penat.

La fallera mayor de Valencia mostró un especial estilismo. El espolín de Vives i Marí, en el que los artesanos han invertido 600 horas de trabajo, resultó espectacular.

El tono gris marengo que acoge el nombre de la arcilla propia de Marengo (Italia) tenía oro liso, oro volteado crema, oro brescado y plata brescada. Además, las cuidadosas manos de las indumentaristas de Cosas Cucas consiguieron que la confección fuera natural y elegante. El traje fue complementado con puntillas de encaje de Bruselas compradas en un anticuario. La propia familia Sáez Martorell, de la tienda citada, se desplazaron horas antes de la exaltación al domicilio de Begoña para cuidar hasta el último detalle.

El peinado de valenciana y el maquillaje, realizado para la ocasión por Teresa Caballer e Irene Velázquez (madre e hija que ya se encargaron del estilismo de Laura Caballero en 2011), ensalzaron los rasgos suaves y elegantes de la joven.

En cuanto a Carla González, fallera mayor infantil de 2013 que vivirá hoy su exaltación, lució ayer un traje del siglo XVIII en lampazo de seda natural con un dibujo importante de Rafael Catalá. Los indumentaristas de '1700' explicaron que habían hecho «una confección limpia, sin recargo, para que el traje sea muy envarado. El puño del traje reproduce uno antiguo muy común en casacas y jubones del siglo XVIII y la manteleta es de organza suiza», según Jorge Fabuel y Alberto Tarancón.

Las doce componentes de la corte mayor destacaron con los lampazos de Catalá. Cada pareja llevaba un dibujo y color diferente con metales oro, oro volteado crema u oro rosa suave. Y las niñas de la corte lucieron el segundo traje, de la firma Vives i Marí, y de nombre 'Amorós' en perla, vainilla, azulina, nilo, orquídea y rosado.

Faldas sin vuelo excesivo
Como novedad este año, tanto las cortes como las falleras mayores han incluido en su indumentaria cancanes confeccionados a propósito por 'La llar del fil', en colaboración con los indumentaristas, para otorgar naturalidad a la caida de la falda, sin vuelo excesivo.

Entre el público, no faltaron máximas autoridades como el president del Consell, Alberto Fabra; la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León; la consellera de Educación, María José Catalá, el alcalde en funciones, Alfonso Grau, y el pleno de concejales del PP y PSPV. Grau impuso la banda a la fallera mayor de Valencia, en sustitución de la alcaldesa por el fallecimiento de la madre de Rita Barberá, y el concejal de Fiestas, Francisco Lledó, las impuso a las cortes. También estuvieron muy atentas las falleras mayores de Valencia de 2012, Sandra Muñoz y Rocío Pascual y sus cortes.

Una vez que el público apreció en el Palau todos los detalles de la indumentaria y la perfecta puesta en escena de las protagonistas, la atención se centró en el discurso del mantenedor, Enric Esteve.

El presidente de Lo Rat Penat demostró su dominio del discurso y tradición fallera y no dudó en tocar uno de los temas que más debate y polémica está generando este año: el posible traslado de festivos al lunes (incluido el día de San José) propuesto por Rajoy y que ha tenido buena acogida en el Consell y entre el sector hostelero.

Esteve fue tajante y pidió a los falleros «que mantengáis siempre vivas las costumbres, las tradiciones y la cultura del pueblo valenciano y especialmente la fiesta fallera». Argumentó que la fiesta «la hacéis vosotros, la fiesta es de la calle, la fiesta es para todos. La fiesta es el día 19 de marzo y debe de continuar siendo así por costumbre y tradición hasta que vosotros lo digáis, porque la fiesta es vuestra».

El mantenedor no sólo ensalzó la dulzura y entrega fallera de Begoña, además aprovechó la tribuna para recordar que todos tenemos que trabajar juntos «con nuestras instituciones para conseguir de la Unesco la declaración de las fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad», añadió.

Un momento divertido fue el espectáculo de la escola coral y orfeón Veus Juntes de Quart de Poblet dirigida por Jordi Blanch. Subieron a escena más de 150 personas, entre voces blancas y miembros de la coral, y sorprendieron al público con un moderno repertorio homenaje a la banda británica de rock 'Queen'. Este acto se acompañó de efectos visuales, y las distintas voces, como las de tenores o contraltos, se intercalaron para hacer un efecto sonoro envolvente. Además, la Banda Municipal de Valencia, con la dirección de Fernando Bonete, acompañó a las cortes y fallera mayor en su desfile hasta el escenario y el pirotécnico Vicente Caballer disparó al término del acto un castillo.

Fuente: Diario Las Provincias
Comments