Glosario‎ > ‎

desde "mangas" hasta "rus"


M

mangas.

Se utilizaban como accesorio de los trajes, para cubrir la camisa. Así se citan en los inventarios, como objetos independientes: «unas mangas de terciopelo negro guarnecidas con una trenca de oro» (1563. Cf. Apéndice, O , «unes mánegues de vellut» (1604. APN, prot. F. Sanchis), «unas mangas posticas» de un jubón (1591. AHN, Inq., leg. 555/6).

manilla.

Se trata de aros a modo de brazalete o pulsera. Según su tamaño, se mencionan sueltas o por grupos: «huit manilles de or» (1585. Barceló,1984, 107); «una manilla de or morisch, pesant sis dobles y mija» (1604. ARV, Clero, leg. 752 / 1958); «unes manilles de plata» (1604.APN, Prot. F. Sanchis); «cinco pares de manillas de oro hechas a la christiana» (1563. Apéndice, C); «cuatro manillas de oro» (1602. AHN, Inq., leg. 550/11); «unas manillas de oro» (1602. AHN, Inq., leg. 550/11;1609. AHN, Inq., libro 939, f. 34).

marlota.

Esta conocida prenda de vestir morisca tan bien descrita para la zona granadina se ha documentado una sola vez en 1604 entre el ajuar de una morisca de la Valí d'Uixó: «una marlota de vellut guarnida ab randes de or» (APN, Prot. F. Sanchis). Fue prenda usada también por los cristianos, que en Valencia la distinguen de otras con el apelativo morischa como consta en algunos inventarios del siglo XV: «una morlota morischa de seda de diversos colores» (Alcover, s. v.).

mikado.

seda natural gruesa con textura ligeramente muy granulada.

moaré, moirée.

tejido de textura fuerte al tacto con dibujos que forman ondas. Es más rígida que el tafetán.

mocador.       

Sólo se menciona en uno de los inventarios consultados «dos mocadors, lo hun obrat de negre y lo aitre de naranjat» ( 1585. Barceló,1984,107). Posiblemente se trate de los velos que utilizaban las mujeres para cubrirse el rostro cuando iban de viaje (Bernis, 196 2, 63).

muselina.

del árabe “muceli” de Mussul, ciudad de Irak. Es un tejido en algodón, poco tupido, ligero, traslúcido y de tacto suave que se emplea para hacer vestidos, etc.

N

nómina.

Parece hacer referencia a ciertas plaquitas de metal precioso, también denominadas patenas, que, a modo de talismán o amuleto, llevaban los moriscos. A veces los textos inquisitoriales las llaman «domina» (Labartá, 1981 - 2 , 112). Existen todavía algunos ejemplares en los museos. En 1593 se describe uno de ellos del modo siguiente: «una nómina de oro, con ciertas letras arábigas escritas en ella de la secta de Mahoma» (AHN, Inq., libro 937, f. 542). Con este mismo nombre se designan también los conocidos «herces» escritos sobre papel. Véase infra 2.c, s. v. «dümina».

Término que aparece repetidas veces en un documento de 1514 aludiendo a un objeto «de plata» tomado en prenda a la par que otros enseres de valor (Barceló, 1984 , n.° 151 / 6, 8, 15,17,19). Podría interpretarse como «nómina», especialmente si se tiene en cuenta la frecuencia de las confusiones entre fonemas con y sin nasalización.

O

organdí.

tejido de algodón muy fino, translúcido y algo más rígido que la gasa. También es posible encontrarlo en seda natural. Las dos características del organdí son su transparencia y su rigidez, la cual reaparece al planchar el tejido después de lavarlo.

organza.

entramado de hilos finos de seda que forman una delicada textura. Resulta casi transparente. Hay lisa opaca, también brillante y cristal, porque tiene un brillo muy especial. Se le pueden bordar figuras, principalmente flores. Algunas tienen calado. Esta tela se puede utilizar para talle y mangas, ya sea de manga corta o larga. La organza satinada es de seda espesa, muy tupida. También hay organza en mikado y rica organza bordada.

otomán, otomano.

tela gruesa y dura de seda con una textura de líneas finas en relieve.

oro.

Metal precioso utilizado para determinadas joyas, no especificadas (Vila, 1933; Labarta, 1983, 64 y 87 -documentos de 1570 - 80 y 1580-90) y como hilo para bordar los extremos de vestidos y complementos.

P

paño.

Palabra que según Corriente (1980, 207 y n. 43; 1979, 485 n.1) deriva del nombre de la ciudad de Amalfi. Parece utilizarse tanto en el sentido de tejido de lana muy tupida y con pelo corto, como con el más genérico de «tela». Esta última acepción se encuentra en un texto de 1558: 1 («telas para sus vestidos» (ARV, Clero, leg. 7 3 2 / 1 9 0 5 ) y otro de 1581 - 1583 (Labarta, en prensa). Con este tejido se menciona en 1587 «una cota o túnica celeste de paño con jamete grana» (Labarta, 1982, 153 y 3A) y una saya en 1591 (Labarta, 1983, 82). El paño más tosco, de color pardo y sin tinte, recibía el nombre de «pardillo»; se atestigua en un documento de 1587: «unos zaragüelles pardillos sin trinxa» (Labarta, 1982, 155 y 10A).

pasamano.

En un documento de 1581-83 se menciona dos veces este galón o trencilla que guarnece y adorna las ropas (Labarta, en prensa).

patena.

Relacionado con la nómina, este tipo de medallón o dije se describe en 1590: «dos patenas de plata, en la una pintado el sol y en la otra una mano, con letras arávigas». A estas placas se refiere una orden dada por la Junta de la Capilla Real de Granada (1 526) y luego recogida por el Sínodo de Guadix (1554) disponiendo que los moriscos «no traygan al cuello unas patenas que algunos usan traer con ciertas letras o insignias arábigas con una mano en medio o lunas ni otra cosa semejante y las que tuvieren hechas las deshagan dentro de dos meses y a los plateros mandamos no las hagan» (Gallego/Gámir, 1968, 116). La aparición de la mano de Fátima se puede poner en relación con el pendiente de la figura 1.

perlas.

Además de constituir el adorno de cofias y capells, las moriscas guardaban las perlas sueltas, tal vez con destino a algún tocado, como las que poseía Victoria Filomena, que alcanzaban «tres oncas de perlas» (1563.Apéndice, C).

piqué.

tela en algodón con textura en relieve. Su nombre viene del francés “piqué” (picado). Se usa para vestidos de niño, señora, adornos, etc.

plata.

Metal precioso que se emplea en ciertas joyas, no especificadas, mencionadas en un documento de 1580 - 90 (Labarta, 1983, 87). En el Apéndice, A se citan una cuchara y una nómina de este metal, del que también es el «jacerino» al que ya se ha hecho referencia.

R

raso, rissa.

Podría tratarse del raso, pero, aunque no esté muy bien establecida la naturaleza del tejido llamado rissa, parece que debería contemplarse también esta posibilidad (Cf. Bernis, 1979, II y Dozy, I, 495 s.v. rasa). De esta tela estaba hecho un manto (1587. Labarta, 1982) y un torcamá (Apéndice, A). Quizá haga referencia a un tipo de hilado en forma de rizo, como el conocido popularmente como «toalla», es decir, felpa o bien el terciopelo llamado de fondo rizo, normalmente de color negro.

raso, satén.

en otros tiempos era un tejido de seda con acabado brillante, ahora se suele elaborar a base de acetato para lograr el raso cristal tan usado en vestidos de novia. Tiene cuerpo y mucho brillo. También lo hay satinado o mate, y es bastante accesible.

recamo, galón.

Parece tratarse del galón o cinta de pasamanería que guarnece los vestidos. Ale. cita «orilla de vestidura, orilla bordada y orillo de paño = háxiá havíxi». Se menciona en el documento A del Apéndice dos veces (I. 7-y 21) confeccionado, al parecer, con seda. (Cf. Marpais/Guiga, II, 824-5).

redí.

Ale la recoge bajo la acepción «paramento, cortina o corredor». Este sentido queda aclarado con la documentación recopilada por Martínez Ruiz (1972, 168-9 s. v. y 1976, 18 b). Sería, según estos textos, una especie de gran cortina. Con todo, la vocalización del documento de 1587, en el que aparece la palabra, puede hacer pensar en otro significado. Tal vez la forma árabe refleje el romancismo castellano red o catalán reto reda, y parece no guardar relación con el étimo rídá' propuesto por Martínez Ruiz para «redi» ( 1976, 18 b).

ropa.

Aunque este vestido de encima, que se colocaba sobre la saya o sayo, podía ser de hombre o de mujer, sólo se encuentra mención a él en el inventario de los bienes de Victoria Filomena, rica morisca de Benissanó. Bernis afirma que era una prenda de lujo. Se mencionan dos: «una ropa de tergiopelo negro» y «una ropa grande de tafetán girasol que la llaman loba (Cf. Bernis, 1 9 7 9 , II), con alas, guarnegida de tergiopelo de grana» (1563. Apéndice).

ropilla.

Era una prenda muy corta que vestían los hombres sobre el jubón y que recibía también el nombre de ropeta (Bernis, 1979, II, 119). Sólo se menciona en relación a hombres y una de ellas llevaba cosida una bolsa «por la parte de dentro» (1602. AHN, Inq., leg. 555 / 21; 1602. AHN, Inq., leg. 554/18 y 1602. AHN, Inq., libro 938, f. 169).

rus.

Podría referirse a un tipo de satén rasado (Sesma/Líbano, 1982, 151).

Comments